martes, 11 de octubre de 2016

BPM ES LA CLAVE PARA CONSEGUIR LA TRANSFORMACIÓN DIGITAL

Todas las empresas tienen que adaptarse para cumplir con los retos de negocio si quieren sobrevivir a los cambios económicos globales, a la competencia empresarial, a las nuevas regulaciones, a las disrupciones tecnológicas y sobre todo a las expectativas de sus clientes. Para poder lograr sus objetivos y desarrollar sus capacidades de innovación, tienen que tener agilidad para repensar estratégicamente todo cada poco tiempo y ser capaces de hacer los cambios necesarios rápidamente. Además, las industrias tradicionales están siendo sorprendidas por nuevos modelos de negocio que replantean los servicios y productos habituales. En muchos casos como consecuencia de la aplicación de nuevas tecnologías disruptivas y digitales que irrumpen innovando lo tradicional y con un rápido éxito. La razón del éxito se justifica por la respuesta que dan a una necesidad (en muchos casos creada) que los consumidores aplauden con satisfacción. Por ejemplo, muchas empresas han visto afectados sus negocios por la inmersión de nuevos modelos de negocio como cuando Whatsapp incorporó las llamadas telefónicas provocando un cambio en el sector de telecomunicaciones, o empresas nuevas como ÜberAirbnb o Netflix que han revolucionado el mercado de los sectores Transporte, Alquiler y Audiovisual, respectivamente.
Esta veloz y desafiante innovación empresarial obliga a las empresas a transformarse replanteándose sus modelos de negocio actuales para ser competitivas y sobrevivir. Hecho que refleja el analista Gartner cuando afirma que el 25% de los negocios perderá competitividad al año que viene por su incompetencia digital. Nos encontramos en una Revolución Digital, donde las tecnologías disruptivas (Redes Sociales, Movilidad, Cloud Computing, BigData, Internet de las Cosas, Smart Cities, Industria 4.0…) son el desencadenante del progreso de las organizaciones, del progreso social y la nueva economía. Las empresas que gestionan efectivamente la tecnología digital pueden esperar ganar en: una mejor experiencia del cliente y compromiso, operaciones más dinámicas y nuevas líneas de modelos de negocio. Las que no, desaparecerán por dar la espalda a la innovación y a la aplicación de las tecnologías disruptivas que necesitan para ser competitivas.
Según la encuesta ‘Global CEO Outlook 2016’ de KPMG, 8 de cada 10 CEOs españoles afirman que la innovación para el desarrollo de nuevos productos, la mejora de los procesos y el aumento de la competitividad está en el centro de la estrategia de los directivos. Tres asuntos prioritarios también de las agendas personales de los directivos a nivel mundial. En un contexto de automatización de numerosos procesos y mayor predominancia de herramientas tecnológicas, el desarrollo de habilidades del equipo humano resulta especialmente relevante. Las empresas están encontrando varios desafíos para la realización de sus objetivos estratégicos: la transformación es un desafío, la agilidad del negocio es fundamental para la entrega de la transformación digital, y la complejidad interna de la organización socava el éxito.


El mercado empresarial se va a remodelar con una rapidez asombrosa por la transformación digital de las empresas que toman como principal prioridad estratégica al cliente en el centro de la actividad. Cuando se habla de Transformación Digital, se refiere al uso de tecnologías digitales para conseguir nuevos modelos de negocio con mejoras disruptivas en la organización consiguiendo ser más competitivo, aumentar los ingresos, mayor eficiencia y una mayor satisfacción del cliente (o ciudadano).



No hay comentarios:

Publicar un comentario